lunes, 14 de mayo de 2012

DESARROLLO DE UN DEBATE

Al llegar la fecha y hora de realización de un debate, los participantes deben presentarse con unos diez minutos de anticipación, para tomar decisiones de último momento, si es necesario. El moderador debe asistir con especial puntualidad, ya que le corresponde dar inicio al evento. Todos los participantes pueden contar con sus materiales de apoyo y el o los relatores deben estar preparados con varias plumas disponibles y papel suficiente. Si existe la posibilidad económica de hacerlo, se acostumbra ofrecer a los debatientes agua para que puedan refrescarse la garganta durante el evento.

El moderador debe estar preparado con sus propias tarjetas de trabajo, en las cuales tendrá anotaciones para comentar al inicio del debate, así como ideas sobre el tema para proponer una conclusión. Igualmente, se recomienda que cuente con tarjetas extras, en blanco, en las cuales pueda informar indicaciones discretas a los participantes, durante el debate.

En el momento en que se considere oportuno, el moderador dará la bienvenida a los participantes y espectadores (si los hay). En el caso de que los debatientes sean personajes renombrados, el moderador debe presentarlos formalmente, comunicando su cargo y haciendo una síntesis de sus logros profesionales.

Una vez realizado lo anterior, se otorga la palabra a los debatientes, el moderador será el encargado de mantener el orden, por lo tanto deberá indicarles a los participantes cuando su tiempo se haya acabado, también indicará faltas de respeto o desorden durante la discusión.

Durante el debate se cuidará el seguimiento de las normas: dos personas no pueden hablar al mismo tiempo, una sola persona no puede intervenir por largo tiempo, si los debatientes, en vez de estar en desacuerdo están coincidiendo no hay debate, así que el moderador puede serrar esa discusión haciendo explícito que ahí no hay desacuerdo, y abrir la participación a otros debatientes.

Los secretarios estarán tomando nota de todo lo que se diga en el debate, así de como quién lo dice. Mientras que los debatientes tomarán nota de todo aquello que consideren pertinente, cuidando también de anotar la referencia de quién lo dijo. Si un debatiente es cuestionado, o recibe alguna sugerencia, debe anotarlo, como forma de realimentación de su punto de vista.  


BIBLIOGRAFIA
Autor: Laura Elisa Varela Cabral y Maruma Godoy Rangel
Titulo: Desarrollo de un debate
Lugar de publicación: México
Editorial: Book Mart
Nom. de edición: 3a edición 2011
Paginas: 170

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada